Make your own free website on Tripod.com


La mujer que acompaño a Vicente de Ametzaga Aresti  

Prologo

            A pedido de nuestro hermano Xabier, el editor de este trabajo, con orgullo y placer he aceptado hacer un póstumo homenaje a la memoria de nuestra madre dedicando los momentos más importantes de la vida de ella en mí vida por su gran influencia en mi existencia. Es una historia familiar complicada por dos guerras que nuestros padres vivieron y fueron victimas de ellas: la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial.             

            Nuestra madre era de una personalidad serena, con mucho sentido común, integra, devota, precisa, práctica, no soñaba, obraba, muy trabajadora, cumplidora, comprensiva, dedicada a la familia y renuncia de si misma y muy leal a su fe y su fe le ayudaba. Uno de sus dichos favoritos era “Dios aprieta pero no ahoga.” No importaba lo cansada que estaba, ella rezaba el rosario con letanía cada noche y nos invitaba acompañarla y nosotros aunque a veces no muy contentos lo hicimos. Tenía una gran habilidad para hacer con sus manos maravillas, sabía como transformar algo ordinario en extraordinario. Dominaba el arte de la cocina, del tejido, costura, tapicería, pintura y jardinería. Su agilidad para los números era insuperable, y era una gran administradora. Tenía valor y confrontaba con situaciones que nuestro padre no podría enfrentar. Ella evitaba darle disgustos a nuestro padre ocultando muchas de las cosas que nosotros no hacíamos muy bien. Las circunstancias que le tocó vivir fueron extraordinariamente difíciles, pero ella siempre estaba dispuesta a sobrepasar cualquier obstáculo si con ello traía felicidad y paz a nuestro padre y a nosotros.  La ausencia de su segunda hija fue muy dolorosa durante toda su vida. Así como nuestro padre nos enseñó a pensar, a conocer y amar el euskera y a Euskadi, Ama nos enseñó a rezar, amar y a obrar.

Durante los siete años de mi niñez, que estuve lejos del cuidado de nuestros padres, viví bajo el cuidado de los hermanos y el anciano padre de ama.  Residí en el mismo pueblo que nuestra madre nació y creció, asistí al colegio donde ella se educó, y tuve a la misma profesora que a ella la educó. El legado más preciado que ama me ha dejado, ha sido confianza en mi misma y su gran fe cristiana que no le abandonó a ella aun en los peores momentos de su vida, por el contrario le dio fortaleza para poder navegar a la deriva por diferentes países y en difíciles circunstancias. Fue una cruz para nuestros padres vivir lejos de todo lo que les fue más querido y dejado atrás para siempre.

               Nuestro padre de verdadera fe cristiana fue trabajador incansable por la causa vasca, y en su pueblo natal de Algorta, Getxo, se erigió una plaza que lleva su nombre como homenaje póstumo al gran orador, escritor, traductor y amante de su estirpe vasca. El fue un gran hombre y junto a un gran hombre siempre hay una gran mujer, la que fue su esposa y compañera fiel toda su vida, nuestra madre. A la muerte de aita, ama recopiló las memorias de todos sus años juntos. Escribió nueve cuadernos que más tarde  transfirió a quince casetes que ella grabó. En estas cintas magnetofónicas describió los pasajes de los años vividos juntos, con la misma emoción que los vivió y con ellos a su muerte nos ha dejado un legado inolvidable a nosotros sus hijos y nietos.

              Aita en el ocaso de su vida le dedicó este pequeño poema a nuestra madre que resumía sencillamente lo que ella fue para el. El se lo entrego el día de su cumpleaños, 10 de setiembre de 1968. El moriría cinco meses mas tarde.

FELICIDADES

Para la noviecita

Más rebonita

Que fue después esposa

Fiel y amorosa

Y la madre tierna

El hogar gobierna

Y la abuelita

Que con mimo y cariño

La pena quita

A la que fue en cada estado

Y en cada edad

Supo ser un dechado

Felicidad! 

Aita

         

Bibliografía

  1. La principal fuente de información ha sido “Recuerdos de Ama: Cassettes grabados por ella, con narraciones de su vida entre los años 1926 y 1970,” los 15 casetes grabados por ama, terminados en febrero, 1972.  Estos casetes son una historia oral de los años convividos con nuestro padre.
  2. Robert P. Clark, The Basques: The Franco Years and Beyond (Reno, University of Nevada Press, 1979).
  3. Ana López Asensio, Colegio Madre Del Divino Pastor (Getxo: Ayuntamiento de Getxo, 2004).
  4. Don Félix Acha, Recuerdos de Las Arenas, dos tomos (Las Arenas: Imprenta Arenas, 2004, 2005).
  5. Don Carlos M. Zabala Altube, Guecho, Anteiglesia del señorío (Bilbao: Editorial La Gran Enciclopedia Vasca, 1968).
  6. William Wiser, The Twilight Years: Paris in the 1930s (New York: Carroll & Craft, 2000).
  7. Dorothy Legarreta, The Guernica Generation: Basque Refugee Children of the Spanish Civil War (Rena, NV: University of Nevada Press, 1984.
  8. León Grinberg and Rebecca Grinberg, Pyschoanalytic Perspectives on Migration and Exile, traducido del español por Nancy Festinger (New Haven: Yale University Press, 1989).
  9. Mirentxu Amezaga, Nere Aita (San Sebastian: Editorial Txertoa, 1991).

LA VIDA DE MERCEDES IRIBARREN DE AMEZAGA

GURE AMA

TRIBUTO A NUESTRA MADRE

POR

Mirentxu Amezaga